Los Laberintos del Pop

     Hace casi un mes que se inauguró en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid la exposición “Mitos del Pop”. Lo cierto, es que no estaba entre nuestras preferencias de exposiciones, por lo que no habíamos ido hasta ahora. Como es obvio todos tenemos nuestros gustos particulares y los nuestros se inclinan más hacia el arte moderno que hacia el contemporáneo. Además, tras la lectura de algunas de las críticas en los periódicos (aquí), no nos habíamos sentido en absoluto tentados.

Mitos del Pop

Museo Thyssen-Bornemisza, Del 10 de junio al 14 de septiembre

     Sin embargo, hace unas semanas Los Laberintos del Arte nos propusieron ir a hacer una visita guiada con ellos y puesto que por nuestra cuenta nos habría dado más pereza decidímos ir a ver los “Mitos del Pop”. Contamos aquí y ahora, que ni nos pagaron la entrada ni por supuesto nos dan nada por escribir este post. Como dijimos en nuestro Manifiesto, nosotros damos libre y gratuitamente nuestra opinión sobre cosas que nos gustan o disgustan. Asimismo, hemos de confesar que no nos sentimos cómodos yendo en grupos y siguiendo el ritmo de otros a la hora de ver una exposición. Nos gusta poder ir a nuestro ritmo y pararnos cómo y dónde queremos. Aclarado esto, damos gracias al cielo de haber ido con Manuel, una de las almas de Laberintos del Arte, puesto que sin él no nos habríamos enterado de nada. Entre que los conocimientos de algunos de nosotros en arte contemporáneo son menores y que la exposición no nos pareció de lo más didáctico, pues habríamos salido como entramos, con casi ninguna idea más que las generales que ya poseíamos sobre el arte pop.

“Lata grande de sopa Campbell’s rasgada (Black Bean)”, 1962 y “Marilyn Monroe en blanco y negro (Veinticinco Marilyns)”, 1962. Andy Warhol.

“Lata grande de sopa Campbell’s rasgada (Black Bean)”, 1962 y “Marilyn Monroe en blanco y negro (Veinticinco Marilyns)”, 1962. Andy Warhol.

     La idea previa que teníamos de la exposición es que podríamos disfrutar de algunos de los grandes cuadros del Pop que todos tenemos en mente, como los retratos de Marilyn o la Sopa Campbell de Warhol. Sin embargo, aunque éstos estaban presentes en la muestra eran sus versiones de “segunda” las que se veían. Eso ciertamente nos decepcionó un tanto. En cuanto a la organización y el discurso de la exposición, ésta nos pareció que carecía de explicaciones. No hay cartelas informativas de sala, y aunque nos dieron un librito en la entrada, siempre es preferible verlo en las paredes… al menos esa es nuestra opinión. Asimismo la disposición de las piezas en ocho salas nos pareció algo confusa, ya que algunos conceptos se repetían, como en el caso del apartado de “Mitos”, que realmente se extendía hasta “Retratos”… Y qué decir de las dos últimos secciones, todavía nos estamos preguntando por qué estaban ahí algunas obras, como la de Luis Gordillo (que tiene obras Pop, pero la de la muestra no es una de ella) o Darío Villalba (que además es una obra propiedad del autor…).

     La ventaja fue que gracias a Los Laberintos del Arte conocímos más detalles de los que figuraban en la exposición y a través de su tableta mágica Manuel, nos enseñó otras obras y complementó información. Así descubrímos, por ejemplo, que el cuadro de Roy Lichtenstein “Look Mickey”, no tiene nada que ver con el “Narciso” de Caravaggio, algo que ya imaginabamos, sino que está copiando directamente una de las viñetas del cómic “Donald Duck. Lost and Found” de 1960 (cómic que nos mostraron en directo para que no hubiera ninguna duda). El por qué esto no se dice en el catálogo o en los textos de la exposición y se quiere hacer una comparativa con la obra de Caravaggio es algo que se nos escapa.

     En definitiva, nos pareció que la muestra del Museo Thyssen presenta carencias, como ya habían remarcado los medios; algunos desaciertos, como algunas obras incomprensibles de las dos últimas secciones; y un gran acierto, crear un producto súper comercial, como fue el arte Pop, que estamos seguros les reportará muchos beneficios. En cuanto a la visita realizada por Los Laberintos, creemos que iba más allá de lo que mostraba la exposición y que la documentación que han realizado para poder explicarla correctamente es incluso mejor que la ofrecida en algunos casos en el catálogo. Algo que honra la labor de unos pero que quizás deja en entredicho la de otros.